ataköy escort profilleri escort ataşehir bayan ilanları ataşehir escort resimleri ve bilgileri istanbul escort bayan profil sayfası beylikdüzü escort ilanları antalya escort ilanları avcılar escort profilleri escort antalya profil bilgileri escort kadıköy bayanların resimleri kadıköy escort bayan ilanları escort bayan elit profil ilanları şişli escort modellerin profilleri
Image Image Image Image Image

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES  

Scroll to Top

To Top

CÁMARAS

Colorista, una profesión con futuro que ha cambiado radicalmente en los últimos años

Etalonador, corrector de color, colorista o cómo lo queramos llamar, no es una profesión nueva pero si es una profesión que ha cambiado radicalmente en los últimos ¿cinco años? Hace diez años un corrector de color era un señor que hacía magia con los colores de una imagen en una sala, ¿o era un templo?, con unos aparatos carísimos y que se ganaba muy bien la vida. Solo los productos audio visuales que tenían un gran presupuesto pasaban por esta sala. Actualmente, casi cualquier producto que se emite por televisión, o incluso por internet, ha pasado por el proceso de corrección de color y el colorista es un profesional más en la cadena de producción de un audiovisual. ¿Cómo se ha producido este cambio?, ¿cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes?, ¿Qué oportunidades de futuro se abren ante nosotros?

Es evidente que todas las profesiones relacionadas con la tecnología evolucionan a gran velocidad, todos los que nos dedicamos al vídeo y la televisión, y tenemos una cierta edad, sabemos cómo ha cambiado nuestra profesión en una década, en un lustro o incluso en un año. Cambia la tecnología y esto hace que cambien también las profesiones ligadas a ella. Aparecen nuevas profesiones, desaparecen otras y sobre todo el profesional es cada vez más un hombre orquesta.
Los avances tecnológicos abaratan el precio de la tecnología y hacen que ésta sea más asequible, digamos que se democratiza la tecnología, tanto los software como los hardware. Este proceso de democratización se ha dado en todas las profesiones relacionadas con el vídeo pero no siempre a la misma velocidad y en el mismo momento. Quizás los editores fueron los primeros que sufrieron este proceso, baja el precio del software y el hardware necesario para la edición, es más accesible, y crece el número de editores o de profesionales que también editan. El VFX quizá fue la siguiente profesión que sufrió este cambio. Los equipos de VFX (hardware y software) eran terriblemente caros hace diez o quince años, solo la élite de las producciones tenía acceso a equipos como el Flame de Autodesk o el Henry de Quantel. La popularización de After Effects hizo que cualquiera en su casa pudiera hacer labores de composición y VFX. Ahora este cambio se está produciendo también en el mundo de la corrección de color, si había llegado a la edición y después a la composición, era prácticamente imposible que no llegara a la corrección de color, por muy renuentes al cambio que se mostrarán algunas compañías.
Hay varios factores que han servido de catalizadores a la democratización de la corrección de color. En primer lugar quizás podemos situar la compra por parte de Apple de Final Touch para convertirlo en Color y venderlo dentro de la suite Final Cut Studio. Fue la primera vez que un programa de corrección de color era accesible a profesionales que tenían como hardware un simple ordenador Mac. A este paso le siguió en 2009 la compra por parte de Blackmagic Design del software de corrección de color Davinci Resolve y la puesta a la venta en 2010, primero, de una versión para Mac por $995 –tenemos que pensar que Davinci Resolve costaba anteriormente con su hardware y su consola unos $300.000- y después de una versión Lite totalmente gratuita.
A la vez que se desarrollaban estos movimientos en las empresas de software, Red sacaba al mercado su Red One y Canon su 5D Mark II, cámaras que producen una revolución en el mundo de la grabación en video y que buscan calidades del mundo del cine grabando en digital. Los procesos de producción en vídeo y en cine se acercan -o son los mismos con diferente soporte- y cada vez se ve como más necesario el proceso de etalonaje y corrección de color.
Los editores se animan a adentrarse en el mundo de la corrección de color y de la misma forma lo hacen los directores de fotografía y los operadores de cámara; y todo el mundo quiere que sus proyectos tengan un look cinematográfico: poca profundidad de campo, mucho rango dinámico, planos etalonados y diferentes posibilidades de looks de color. Para ello es necesario grabar en raw o en un espacio de color log, y utilizar un software de corrección de color tanto para hacer los dailies como para hacer el proceso final de color. Ya no vale grabar en vídeo con una calidad chusca e intentar disimularlo con filtros glow, scratches y falsas texturas de cine -por mucho que ésta hubiera sido la solución durante muchos años- ahora el paradigma es el cine y todo el mundo quiere conseguir una calidad que se acerque lo más posible a él.
El campo de acción de la corrección de color se ha ampliado increíblemente en unos pocos años. Ya no solo se trabaja el color en las películas, los grandes spots y los vídeo clips de las grandes estrellas. Ahora, cualquier documental, serie de televisión, vídeo clip o programa de televisión necesita corrección de color, incluso los vídeos de boda de calidad pasan por el corrector de color. Ya no vale con hacer unos cuantos retoques de color con el software de edición -generalmente igualar los planos y subir un poco el contraste y la saturación para que todo parezca más vivo. Las producciones actuales demandan además de  un etalonado (igualado de las luces de los diferentes planos) y de unos colores dentro de límites, un look de color personalizado que ayude a la narrativa de la historia.

Esto supone nuevas oportunidades de trabajo para aquellos profesionales que conocen las técnicas de corrección de color y que controlan los programas que las permiten. El conocimiento de software como Davinci Resolve, y probablemente de otros en un futuro próximo, se hace cada vez más indispensable entre operadores de cámara, directores de fotografía, editores y compositores que quieren estar al día o ampliar su campo de acción, que quieren entregar un producto no solo con un color correcto, sino un producto con un look personal que quiere hacer también una aportación a la historia que se está contando.

Tags | , , , , ,

Comentarios

  1. Carlos Pozo

    Interesante artículo.

  2. Jesús Ródenas

    El término Etalonador se utiliza últimamente muy a la ligera.
    Cualquiera que sepa tocar brillo/tono/saturación ya se cree un entendido. Para hacer el video de las vacaciones pues vale, pero si quieres trabajar en cine…. o llevas años y años en sala igualando planos o lo tienes claro.
    Un director de fotografía debe confiar plenamente en su colorista, él te da unas pautas pero quien actúa, iguala y le arde la cabeza es al colorista, rodajes en días alternos, diferentes cámaras, etc…
    O tienes un ojo curtido en mil batallas y eres eficaz y certero en las correcciones o seguramente que no vuelvan a confiarte un gran trabajo.

    Que todo el mundo ahora tiene acceso a grandes software antes impensables? SI
    Que la postproduccion ahora es más económica al estar abierta al gran público? SI
    Que cualquiera puede etalonar, y cuando digo etalonar es corregir a un nivel exigente? NO

    Todo va avanzando y cada vez más ramas se están unificando, eso tiene cosas buenas y malas.
    El tiempo lo dirá…..

    P.D: magnífico artículo

    • LOLO LAVÍN

      Hola Jesús, estoy totalmente de acuerdo con los que dices, nunca he querido decir que cualquiera puede ser un gran etalonador o colorista “así como así”. Evidentemente necesita un trabajo previo y unas cualidades por parte de la persona. Lo que sí que creo es que las herramientas de corrección de color están ahora accesibles a todo el mundo y es más fácil, con trabajo, desarrollar las habilidades y acceder a esta profesión que cada vez tiene más demanda.

  3. malon

    Esto es como todo, no por tener una máquina de escribir o un boli una va a ser capaz de crear una obra literaria. a falta de democracia política, bienvenida la democratización de la tecnología!

    • LOLO LAVÍN

      Hola Malon,
      El tener un boli y papel no te va a dar capacidades literarias, pero el no tenerlo si que te puede impedir demostrar tus capacidades. Yo creo que no está mal que todo el mundo tenga un boli y después que cada uno demuestre lo que puede hacer con él.

  4. Jesús Ródenas

    Lolo, yo me alegro de que se hayan acercado los software de color al gran público, yo el primero.
    Es un auténtico gustazo poder trabajar Davinci desde casa sin tener que ir a sala de postproducción.
    Hay mucha competencia ahora mismo y los precios en general han bajado en casi todas las marcas, y eso nos ha beneficiado a nosotros.
    Yo he sido Etalonador en laboratorio durante 10 años y solo podía trabajar color en el trabajo, ahora en casita mola un huevo poder dar un toque más profesional a nuestras grabaciones.
    Y ahora toca a las cámaras de cine, empezando por las Blackmagic rompiendo precios y obligando a la competencia a volver a la realidad y sacar productos “más” económicos.
    Que sigan, que sigan…..

  5. jose luis olvera

    esta bueno

    • LOLO LAVÍN

      ¡Gracias José Luis!

  6. Daиiel

    Muy buen artículo, me encanta que cada vez se escriba más y más sobre el mundo de la corrección de color. Yo hace poco que me estoy adentrando y me parece un proceso maravilloso y con un sinfín de posibilidades.

    Aprovechando que la mayoría de los que habéis participado en este hilo de comentarios os dedicáis a esto me gustaría preguntar por qué pasos aconsejáis seguir si queréis dedicaros a la corrección de color profesionalmente. ¿Se puede ser únicamente etalonador o colorista o es un complemento cada vez más necesario para un director de fotográfica, operador de cámara o editor?

    También me gustaría que me aconsejarais caminos para poder llegar a ello. Yo hasta la fecha he hecho un máster en postproducción digital en el cuál no he llegado más que a ver este proceso de forma superficial. ¿Cómo se especializa uno para ser colorista?

    Muchas gracias de antemano. Un placer leeros.

  7. LOLO LAVÍN

    Hola Daniel, gracias por seguirnos. Estamos muy contentos de que cada vez más gente como tú se vaya introduciendo en la corrección de color y que quiera ser un colorista.
    Yo creo que, cada vez más, las profesiones del sector audiovisual están más imbricadas y que cada vez es más difícil dedicarte a una sola cosa y estar especializado, e incluso en ese caso necesitarías saber de las profesiones alrededor de la tuya. Por eso creo que es una buena idea, sobre todo en los tiempos que corren, que sepas un poco de todo y, según te vaya llegando trabajo, te puedes ir especializando en aquello que más te gusta.
    Por tanto mi consejo es que vayas haciendo las correcciones de color en los trabajos en que estás implicado y vayas cogiendo experiencia, fijándote mucho en los trabajos que te gustan y planteándote como se llega a ello. Para coger la base que te permita llegar a ello yo creo que deberías hacer un curso de corrección de color con alguno de sus software. Si los quieres hacer presenciales hay sitios, al menos en Madrid y Barcelona, donde podrías realizarlos. Nosotros también ofrecemos nuestro Curso completo de Davinci Resolve, donde damos las bases de cómo se hace una corrección de color y explicamos como se trabaja con el software.
    Un saludo!

  8. Javier Martos

    Creo que es importante destacar que el tener acceso a un software en solo un 10% del proceso que puede conducir a alguien a convertirse en un profesional de la postproducción.En general se presta mucha atención al hardware y al software, que son meras herramientas y poco a otras caracteristicas que un buen colorista o profesional de cualquier otra disciplina audiovisual debe reunir y que por fortuna solo se adquieren con mucho esfuerzo y trabajo.
    Enhorabuena por toda la información que ofreceís, espero que poco a poco logremos tener una comunidad audiovisual que no nos oblige a informarnos en paginas del exterior.

    • LOLO LAVÍN

      Hola Javier, estoy totalmente de acuerdo contigo, convertirse en un profesional es un proceso largo y trabajoso, pero conocer los software y los harware es imprescindible también. Si no, ¡mal vamos!

  9. JORGE POVEDA

    Ufff, soy un profesional del sector desde hace… unos… 15 años, y que queréis que os diga, después de leer el magnífico artículo, y leer los comentarios… ¡ os hago una corrección de dolor, cámara, realización y lo que sea por 20 euros!
    Ya hace tiempo que se trabaja “gratis”, a los productores les da igual tu experiencia, y tus capacidades o quien haga el trabajo (al menos aquí en canarias) decía LOLO que el tener un boli y papel no te va a dar capacidades literarias, y es una gran forma de verlo, el problema es el intrusismo, que hay gente que trabaja por precios ridículos, mientras son funcionarios, y, o, tienen otros trabajos, los bolis están regalados… y la gente apenas diferencia entre un buen trabajo y un trabajo mediocre. el libre mercado esta cojonudo, no lo cumplen, ni: las gasolineras, ni los restaurantes, ni las compañías de teléfono…. y nosotros???? nos prostituimos a la primera

    • LOLO LAVÍN

      Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Interantísima reflexión.
      Un saludo!

Deja tu comentario

CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Política y privacidad de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en este enlace.

ACEPTAR
Aviso de cookies