ataköy escort profilleri escort ataşehir bayan ilanları ataşehir escort resimleri ve bilgileri istanbul escort bayan profil sayfası beylikdüzü escort ilanları antalya escort ilanları avcılar escort profilleri escort antalya profil bilgileri escort kadıköy bayanların resimleri kadıköy escort bayan ilanları escort bayan elit profil ilanları şişli escort modellerin profilleri
Image Image Image Image Image

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES  

Scroll to Top

To Top

EXHIBICIÓN

21

dic
2012

Deja tu comentario

En EXHIBICIÓN
MAGAZINE

Por PACO GALINDO

El Hobbit: un viaje inesperado, ya está aquí. Llegan los 48 fps.

Fecha 21, dic 2012 | Deja tu comentario | En EXHIBICIÓN, MAGAZINE | Por PACO GALINDO

El Hobbit: un viaje inesperado ya está aquí. Una década lo que ha tardado Peter Jackson en poner de nuevo en marcha la maquinaria que da inicio a una nueva trilogía en el universo fantástico surgido de la imaginación de J.R.R. Tolkien. Un tiempo prudencial que puede parecer escaso en comparación con el que se tomó George Lucas para regresar a su Star Wars. Pero los cambios tecnológicos en estos 10 años han sido muchos, tantos como que el clásico celuloide parece tener los días contados y ahora cualquier gran espectáculo que se precie requiere de gafas tridimensionales para su visionado.

Y tal es la aparatosidad tecnológica que pesa sobre esta precuela de El señor de los anillos, que su auténtico valor cinematográfico, su aventurero estilo narrativo o su notoria infantilización parecen haber interesado bastante menos. Las críticas recibidas en los pases de prensa previos a su estreno han tenido como principal diana la técnica de proyección, a 48 fotogramas por segundo, el doble de lo estandarizado.

Era lógico que Peter Jackson se esforzase en innovar para no repetirse, para dar más, para que esto no fuese una simple precuela diseñada para engrandecer la fortuna de la Warner. Y el mismo problema que afectó a Lucas cuando volvió a sus batallas estelares parece afectar a este viaje inesperado del Hobbit y sus compañeros de fatigas. La deslumbrante tecnología va por delante del espectador, creando la confusión de si estamos ante formas narrativas visionarias o si toda la parafernalia que desprenden sus casi tres horas quedarán en breve superadas. Basta revisionar Star Wars: la amenaza fantasma (y los posteriores episodios) para comprobar que sus miles de píxeles por fotograma han quedado igual de desfasados (sólo que de otra manera) que la trilogía iniciada en los lejanos 70.

En el caso de El Hobbit: un viaje inesperado, su director no se ha cansado de argumentar que la cadencia de imágenes se hace más suave, permitiendo al ojo humano captar una mayor información, algo en lo que el 3D hasta ahora no acababa de convencer. Sin embargo, este mayor detallismo también provoca que por momentos las imágenes se vean aceleradas e incluso que decorados y vestuario parezcan más falsos. Por supuesto, la propuesta ha contado con otros entusiasmados defensores como Bryan Singer o James Cameron, que se rumorea utilizarán dicha técnica para sus nuevas entregas de X-men y Avatar.

Lo cierto es que la combinación de 3D y cadencia a 48 fotogramas por segundo, aunque requiere unos primeros momentos de adaptación (los que Jackson dedica a la lenta preparación del viaje y a bromas ingenuas) terminan definitivamente por envolvernos o sacarnos del mundo fantástico. Más que nunca, disfrutar o no del espectáculo de El Hobbit: un viaje inesperado depende de la subjetividad de cada espectador. Y es que, definitivamente, detrás de tanta magia y fantasía plasmada de forma grandilocuente la historia que se nos narra queda en segundo plano y resulta compleja valorarla. En pocos momentos aparece aquí la épica de entregas anteriores y los conflictos morales del joven Bilbo Bolsón respecto al codiciado anillo no alcanzan la intensidad dramática de los de Frodo (que aquí se reserva un agradecido cameo). Porque, pese a las buenas intenciones de Peter Jackson (nadie duda de su gran valía como director), esta primera entrega de El Hobbit está faltada de lo que lograron mucho mejor James Cameron y Martin Scorsese, que técnica y narración se complementen mutuamente.
Aviso a navegantes, no todos los cines en los que se proyectará El Hobbit: un viaje inesperado tienen la capacidad para ofrecer el HFR (High Frame Rate), es decir, los 48 fotogramas por segundo. Así que ver esta película a 48 ó 24 fps, en 3D o sin él queda a la voluntad de cada espectador. Desde aquí, no nos atrevemos a recomendar cuál es el mejor sistema.

Tags | , , ,

Deja tu comentario

CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Política y privacidad de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en este enlace.

ACEPTAR
Aviso de cookies