ataköy escort profilleri escort ataşehir bayan ilanları ataşehir escort resimleri ve bilgileri istanbul escort bayan profil sayfası beylikdüzü escort ilanları antalya escort ilanları avcılar escort profilleri escort antalya profil bilgileri escort kadıköy bayanların resimleri kadıköy escort bayan ilanları escort bayan elit profil ilanları şişli escort modellerin profilleri
Image Image Image Image Image

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES  

Scroll to Top

To Top

3D

Nuevos procesadores Intel Haswell, ¿revolución o evolución para los equipos de vídeo?

Se acaba de presentar la nueva generación de procesadores Intel, los Intel Haswell que sustituyen a la antigua generación, los Ivy Bridge. Se ha hablado mucho de la reducción de consumo que traen consigo  y de cómo han mejorado su potencia gráfica pero, ¿son argumentos suficientemente relevantes cuando trabajamos con vídeo?, ¿deberíamos pensar en cambiar de procesador? Os explicamos las novedades de esta nueva generación de procesadores e intentamos responder a estas preguntas.

La nueva generación de procesadores de Intel se compondrá de las tres gamas a las que Intel ya nos tiene acostumbrados: i3, i5 e i7. De las cuales solo se han presentado por el momento los i5 e i7 -los i3 tardarán más en llegar al mercado. En total, tenemos trece nuevos procesadores para ordenadores de sobremesa, siete i5 y seis i7, siendo el modelo con más prestaciones el Intel Core i7 4770K. Las series K son las que vienen desbloqueadas de fábrica para poder hacer overclocking, después tenemos las series R que son los que tienen los gráficos Iris Pro (la tarjeta gráfica integrada más potente) y dos series de menor consumo la S (consumo intermedio) y la T (mínimo consumo).

Las dos áreas en las que estos procesadores suponen una notable mejora con respecto a sus predecesores son el consumo energético y la potencia gráfica. En cuanto a consumo energético, se ha llegado a decir que lo reducían en un 50%; por lo que se sabe hasta la fecha quizás sea así en los procesadores para portátiles y ultrabook, pero en los procesadores  de sobremesa las cifras son más modestas aunque no desdeñables. En pruebas realizadas hasta la fecha se observa una bajada de consumo, con poca carga de trabajo, de 89 vatios (con el Ivy Bridge i7 3370K) a 65 vatios (nuevo Haswell  i7 4770k). Cuando la carga de trabajo es máxima la diferencia ya no es tan grande  y pasa, de 339 vatios con el procesador de la generación anterior a 320 vatios con el procesador actual.

Imagen de www.tested.com

En cuanto a potencia gráfica, los procesadores que llevan la gráfica integrada Iris Pro duplican en potencia a los de la generación anterior (según datos de Intel) y, además, tienen capacidad para dar señal hasta a tres monitores pudiendo ser uno de ellos 4k. Datos que son muy interesantes para un ultrabook, que no tiene una tarjeta gráfica dedicada, pero que tienen menos interés cuando trabajamos con vídeo y contamos con tarjetas gráficas mucho más potentes.

 

La potencia de procesado se ha mejorado pero es una evolución, digamos, menor. Se calcula que ha mejorado entre un 5% y un 10%, más por la mejora de la caché que por las mejoras en el núcleo del procesador. No son, por tanto, unas cifras que por sí solas animen a cambiar de procesador o a descartar un procesador Ivy Bridge en la compra de un ordenador nuevo.

Otra consideración a tener en cuenta  es que el nuevo procesador supone un nuevo cambio de socket y que, por tanto, las antiguas placas base no son compatibles con los procesadores Haswell. Si alguien estaba pensando en cambiar de procesador manteniendo placa base, esta opción no es posible. Lo que sí que puede ser compatible son las nuevas placas base con procesadores de la anterior generación, los Ivy Bridge.

 

Después de estudiar estos datos parece que el nuevo cambio de procesadores será una revolución para los  ultrabook, su autonomía mejorará notablemente, acercándose a la de los tablets; su potencia gráfica, se dulicará según cifras de Intel, será también muy importante. Ahora bien, el ahorro energético ni es tan grande ni es tan importante en un ordenador de sobremesa. La potencia gráfica dependerá más de la GPU dedicada que elijamos que de la propia integrada en nuestro procesador. Y en cuanto al procesado de datos, todas las mejoras son bienvenidas, pero una mejora de entre un 5% y un 10% no cambiará realmente nuestra manera de trabajar.

Por tanto, a la hora de comprar un nuevo ordenador también podemos estudiar la opción de comprarlo con un procesador de la anterior generación. Todo dependerá del ahorro económico que nos suponga y de la valoración que hagamos de los nuevos procesadores y de tener un ordenador con los últimos componentes. De todas formas no será una opción descartable de antemano, como parece en el caso de los ultrabook. Si estamos pensando simplemente en actualizar nuestro procesado, tenemos que tener en cuenta que también habrá que cambiar la placa base, con lo cual el desembolso económico se dispara y es muy difícil que los beneficios obtenidos compensen los gastos.

Tags | , , , , ,

Deja tu comentario

CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Política y privacidad de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en este enlace.

ACEPTAR
Aviso de cookies